Blogia
los bandidos de la hoya

el Bandido Abel

el Bandido Abel

Todo se queda en nada cuando un bandido deja de robar corazones.
Abel era un bandido alegre, optimista y positivo. Compartía con nosotros tres pasiones: los Beathles, la pintura y los bandidos de la hoya. Un día le robamos el corazón, se quedó con nosotros y se dedicó a robarlos él.
Ese mismo corazón se paró ayer para recordarnos que esto de la crisis no es tan importante, lo importante es vivir con alegría.
Esta tarde ensayaremos con más ímpetu que nunca, y mañana estaremos más alegres que nunca, porque es lo que tú quieres, bandido Abel.

Será por tí, majo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres