Blogia
los bandidos de la hoya

156º E.B. "la Felicidad" [15.02.13]

156º E.B. "la Felicidad" [15.02.13]

   En este programa los bandidos quisimos hablar de ese estado de ánimo que se produce en nosotros cuando alcanzamos una meta deseada.

   Los encargados de abrir el programa fueron Javier, Víctor, Mamen, Mónica, David, Antonio G., Mamen, Joaquín M., Alberto, Jorge y Yubero. Ellos dieron la bienvenida y desvelaron el contenido que habíamos preparado.

 

   Para meternos en faena leímos unos textos sobre el tema a tratar que habían elaborado las bandidas Yolandas junto a Mapi y nuestro compañero Ramón.

 

La felicidad.

¿Qué entendemos por felicidad?

 

Algunos dicen que la felicidad consiste en obtener todo lo que deseamos…

Y si lo conseguimos somos felices.

Nosotros entendemos la felicidad cuando vamos a pasar el día con nuestros padres, hermanos…es una hora y media poco más, ese corto espacio es suficiente para que sea el día más feliz de nuestra vida, también cuando nos juntamos con los amigos que desde que vivimos en Cruz Blanca son pocas las veces que los podemos ver, cuando hacemos fiestas, barbacoas, excursiones , cuando nos vamos de vacaciones a Gea de Albarracín, cuando nos felicitan por un trabajo bien realizado en el guión de este programa, nos sentimos realizadas y orgullosas de nosotros mismos, cuando los trabajadores por la mañana nos dan los buenos días con una sonrisa, todos estos son pequeños momentos que nos llenan de felicidad el corazón.

En conclusión entendemos la felicidad como un instante entre la paz y la alegría que pasa muy deprisa y conseguir que los sueños se hagan realidad.

 Yolandas y Mapi.(Cruz Blanca)

 

 

Felicidad

 

Respecto del término de felicidad sólo tengo una idea clara: que es un término tan relativo como subjetivo.

Para un amigo el dejar familia y amigos un fin de semana al año y recluirse en un monasterio, supone una gran, una tremenda felicidad.

El otro día al salir del supermercado y mientras aguardaba poder cruzar la calle, una pareja de vagabundos dialogaban de que tenían comida para el fin de semana y de que para la siguiente ya verían. Yo sin embargo me lamentaba de no haber cogido esa ensaimada de nata que tan buena pinta tenía. En esos momentos ellos eran felices y entendí mi estupidez.

Si a mí alguien me preguntara si soy feliz contestaría:

Sí soy feliz porque tengo dos hijos maravillosos y una pareja con la que desde mil novecientos ochenta y seis comparto todo.

No soy feliz porque mi enfermedad un día provocó que mi vida laboral acabase.

Sí soy feliz porque siempre he estado arropado por una gran familia y unos amigos que son lo mejor que uno puede tener.

No soy feliz porque no todo el mundo nos ve con la misma naturalidad que otros colectivos de la sociedad.

Sí soy feliz en cuanto alguien conoce algo más de este colectivo.

No soy feliz viendo como adultos son incapaces de abrir los ojos y ver lo que ciegos y niños de ocho años ven.

En fin, si un día alguien descubre la fórmula de la felicidad, que sea feliz compartiéndola con los demás y le llegue a un servidor.                                                                                                         

RAMÓN

 

   Luego pudimos disfrutar de otra aventura de nuestros reporteros Macario y Chulapita, a quienes pusieron voz algunos de nosotros: Martín, José Luís, Ramón y Alba.

 

 

BANDIDO: Vamos a conectar  con nuestros reporteros Macario y Chulapita .¿Dónde os encontráis?

 

MACARIO: Nos encontramos en un curso para conseguir la felicidad

 

CHULAPITA: Bueno, no sé si este curso valdrá para mucho porque yo con el jerez que tengo en casa ya me arreglo.

 

MACARIO: Y Macarino se me come los langostinos.

 

CHULAPITA: A ver si mejora un poco esto porque esta profesora tiene la misma cara de felicidad que un pez en tierra.

 

MACARIO: Mañana me traigo los bigotes de los langostinos para hacerle cosquillas a ver si la hacemos reír

 

CHULAPITA: Yo por si acaso me traeré la botella de jerez, si ella no quiere, me la beberé yo. Una de las dos seguro que será feliz mañana.

 

MACARIO: Si quieres Chulapita yo llevo una cosa en el bolsillo que la puede hacer feliz hoy.

 

CHULAPITA: Mambrún! Siempre estas pensando lo mismo.

 

MACARIO: Pues a mi hijo Macarino le encanta y se pasa así muy buenos ratos.

 

CHULAPITA: Pero que estas diciendo. Serás animal.

 

MACARIO: Que pasa Chulapita!¿.Tú no tienes un móvil, última generación con juegos?

 

CHULAPITA: Ah!, es eso

 

PROFE: Silencio!  Callaos!!. A ver esos dos. No me alborotéis la clase.

 

MACARIO: ¿Pero no estamos aquí para ser felices?

 

PROFE: ¿Cómo voy a ser feliz si un novio que tuve se fue a la mili y aún no ha vuelto?

 

CHULAPITA: Si  hace un montón de años que lo quitaron

 

PROFE: Treinta años llevo esperando. ¿Vosotros creéis que me reconocerá?

 

MACARIO: Jajajajajajajajajajajaja! Ahora lo entiendo señorita. Nos está gastando una broma y esto es una clase de risoterapia.

 

PROFE: Que no! Que no!. Que mi vida es un dramón. Yo doy cursos de felicidad porque mi vida es tan triste y tan amargada que todos a mi lado se sienten afortunados y felices.

 

CHULAPITA: Pues yo creo que esto lo arreglo muy rápido con la botella de jerez.

 

MACARIO: Pues antes vamos a devolver la conexión, si tienes suficientes botellas nos vamos los tres a tu casa.

 

MARTIN BANDIDO: Devolvemos la conexión a nuestros estudios. Hasta el próximo programa.

 

   A continuación, Cris nos presentaba a los invitados del programa, con quienes mantendríamos también nuestra tradicional tertulia al añadirse a la mesa los tertulianos bandidos habituales.

   Fina y David nos contaron más cosas sobre nuestros invitados para conocerlos mejor.

 

Yolanda Abadía Gómez, tiene 38 años y es de Huesca, aunque ahora no vive aquí.

EstudioTrabajo Social en la Universidad de Zaragoza, y trabaja en Fundación DFA desde el 2003.

Siempre le ha interesado el trabajo con grupos, por lo que se ha formado en Animación Sociocultural, Monitora de Tiempo Libre y Monitora de Dinámica de la Risa.

También le gusta mucho el teatro, afición que practica desde 2002.

En 2002 también comenzo a trabajar con distintas asociaciones y centros como Monitora de Dinámica de la Risa. En la actualidad, el último miércoles de mes, imparte un taller en la Asociación de Vecinos Juan de Lanuza.

 

Ellin Jubes, nacida en Venezuela, Fisioterapeuta, con 15 años de practica continua en el yoga, profesora de yoga y profesora del metodo feldenkrais, ( metodo de autoconsiencia por medio del movimiento), actualmente trabaja en un centro de yoga y salud " centro samsara huesca" ubicado en el coso alto 24, huesca, donde trabaja como fisioterapeuta, profesora de yoga, yoga embarazadas y profesora de feldenkrais. Propone el yoga que trabaja como power yoga e intenta amoldar sus clases a las posibilidades de sus alumnos, utilizando como medio el cuerpo fisico, haciendo consciente la respiración para llegar a la mente.

 

   Volvemos a agradecerles que aceptaran nuestra invitación y compartieran con nosotros su “felicidad” en nuestra cueva.

   En este programa la música vino a cargo de la bandida Milagros, quien explicó por qué y a quién dedicaba la canción que había elegido para la ocasión.

 

         “He elegido esta canción porque me gusta mucho Bustamante y se la quiero dedicar a todos los monitores del club, a Mari, Carlos y Carmen, porque me lo paso muy bien con ellos”.

 

         En “reflexiones de un bandido” Mª Mar L. nos traía un maravilloso texto de la bandida Lupe. Ayudaron a leerlo Eli, Nacho y Concha.

 

          Con el paso de los años, empiezas a entender la gran diferencia entre dar la mano y entregar el alma, esta última solo se la puedes dar a pocas personas que son afines a ti, aunque a veces te equivoques y te hieran, luego aprendes a reconocer quien merece la pena que siga en tu vida.

         Aprendes que amar no significa apoyarse tanto que dejes de caminar por ti misma, que precisamente amar es respetar y dejar libertad a la persona que quieres, que nadie es dueño de nadie y no hay nada más bonito que el amor que fluye libremente.

         Te das cuenta que los besos no son contratos, que muchos son falsos, ni los regalos promesas y que hay regalos que no son materiales y te llenan más que lo más caro del mundo.

         A aceptar tus derrotas, aunque tengas que bajar la cabeza y a veces no las entiendas, caes pero luego te levantas miras al horizonte con los ojos de mujer no el dolor de una niña.

         Construyes  tus caminos, sin pensar en el futuro  sino en el hoy, porque el suelo del mañana es demasiado inseguro para cimentar proyectos y más cuando has estado cerca de la muerte y te has dado cuenta que tu historia se va escribiendo párrafo a párrafo y en la siguiente línea sin darte cuenta puede llegar el punto y final de tu historia.

         A mitad del vuelo de tu vida, aprendes que incluso la luz del sol puede quemar, pero luego llega la luna y ilumina la noche, las heridas cicatrizan aunque a veces cueste mucho y algunas sigan siendo visibles.

         Para entonces ya has plantado tu jardín y adornas tu propia alma con sus aromas, en lugar de esperar que alguien te traiga flores, es más satisfactorio cuidarlas.

         Aprendes a sobrevivir, oyes decir que tienes que ser fuerte que tienes cualidades, ya no crees en los cuentos sino que has aprendido que la vida es una lucha diaria donde no puedes rendirte porque si no sales de tu camino, y sigues aprendiendo del libro de la vida, cada día, de los que en ti dejan huella buena o mala y de lo que dejaste atrás en el camino.

         Cada día es una lección, algo que aprender, alguien nuevo que puede cambiar tu rumbo, cada minuto es un mundo, mientras estas viva.

Lupe Rivas

 

   Y en “el rincón del artista” pudimos disfrutar de un cuento que nos trasladaba a un mundo feliz escrito por Penny de ASPACE, y al que pusieron voz los bandidos Roberto, Concha y Joaquín G.

 

el olivo magico

 

        Cerca de un pueblo grande había una aldea de unas 5 o 6 casas. No tenían escuela. La habían cerrado hacía años. Allí vivía un matrimonio, llamados Felisa y Antonio, y sus cinco hijos. Los llevaban a la escuela al pueblo grande, en el autobús, cada mañana.

         Un día muy temprano llamaron por teléfono  para decirles que se había estropeado el autobús y no sabían cuándo estaría arreglado.

         Felisa salió a preguntar si algún vecino podía llevar a los niños a la escuela pero todos los que tenían coche se habían marchado a trabajar.

         Entonces ella se quedó con los niños pequeños y mandó al abuelo a llevar a los mayores al colegio. Les preparo una cesta con la merienda, pues comían en el colegio, una buena tortilla de patatas, pan y agua.

Cuando los niños  salieron de la escuela, el abuelo ya los estaba esperando sentado en un banco de la plaza con la merienda. Después de merendar, los niños se fueron a jugar con los amigos y el abuelo a jugar la partida de domino al café. Cuando se dio cuenta ya estaba oscureciendo y llamó a sus nietos para ir a casa antes de que anocheciera del todo.

         En el camino, debajo de un olivo, había una anciana, el abuelo y los niños se acercaron y le preguntaron de donde era pues no la conocían. Ella les dijo:

         “soy de muy lejos y, como me llevará tiempo llegar a mi casa, me descanso debajo de este hermoso olivo. Y vosotros ¿cómo es que venís andando?

El abuelo y los niños le explicaron los problemas que tenían en su pequeña aldea: que si no tenían escuela, que si el autobús se estropeaba muy a menudo, etc.

         Mientras se lo contaban le dijeron que si le apetecía comerse con ellos lo que les quedaba de su merienda. Ella les dijo que sí.

         Como la anciana era muy cariñosa, le habían cogido mucha simpatía y no les apetecía dejarla sola en el camino. Ella, muy contenta por su comportamiento les dijo:

         “No os pongáis tristes pues, muy pronto, nos volveremos a ver y os daré una gran sorpresa, ya que la merecéis, por vuestro comportamiento”.

         Cuando llegaban cerca de su aldea ya iban viendo las luces de las nuevas  farolas, el camino estaba asfaltado, quedándose muy sorprendidos. Era un pueblo nuevo. También  había un parque de atracciones, una tienda y un colegio nuevo, bonito. Y en la puerta había un autobús.

Toda la gente del pueblo estaba en la plaza contenta y muy feliz, y entre ellos se encontraba la anciana que habían encontrado en el camino. Era una persona nueva, llevaba un bonito vestido  y les contó que tenía mucho dinero y que, como estaba sola, quería que los del pueblo pudieran disfrutar de una  escuela nueva y de todas las demás cosas.

         Ellos le dieron las gracias por su generosidad y le invitaron a que se quedara en su casa a vivir con ellos y así  nunca más estaría sola.

         Y colorín, colorado este cuento se acabado.

Cuento escrito por  PENY LLANAS

 

   Y con el final del cuento llegamos al de nuestro programa. Los bandidos Dani, Conchi, Blanquita, Javier, Joaquín M., Carolina B., Raúl, Peny, Martín y Azucena fueron los encargados de cerrarlo dando la despedida y las gracias a todos los colaboradores.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres