Blogia
los bandidos de la hoya

nº144 E.B. "ciclismo" [15.06.12]

nº144 E.B. "ciclismo" [15.06.12]

   En esta ocasión elegimos un deporte que ahora que llega el verano se comienza a practicar de forma muy extendida por todo el mundo. Un deporte muy saludable, sostenible, donde la vista del deportista se recrea constantemente con la belleza de los paisajes por donde pasa.

   Los bandidos Alberto, Joaquín M., Víctor, Laura P., Fernando C., Magdalena y Martín

  Para introducirnos en materia conectamos con nuestros corresponsales Macario y Chulapita. A cuyos personajes pusieron voz los siguientes bandidos: Pili, Mariví, Jorge, Martín, David P., Alba, Concha y Joaquín G.

 

Bandido1: Queridos oyentes, como es habitual en nuestro programa, ha llegado la hora de conectar con nuestros divertidos reporteros Macario y Chulapita para saber donde se encuentran y que nos contarán hoy.

Hola compañeros, ¿qué nos contais?

 

Silencio…………

 

Macario, Chulapita ¿estáis allí?

Silencio…………

 

No sabemos qué está pasando. ¿Macario? ¿Chulapita?

 

Bandido2: Ya perdonareis compañeros bandidos, pero no logramos contactar con ellos de ninguna manera.

 

Bandido3: Las últimas noticias que yo tengo es que se iban a la gran carrera ciclista de los locos de las pistas para hacer el reportaje de hoy.

 

Bandido2: Si, si ayer Chulapita me enseñó su modelito ciclista,  voy a coger mi bici y acercarme a ver si los veo.

 

Bandido1: Mientras tanto os leeremos un texto introductorio realizado por nuestros compalñeros de la asociación down.

 

 

El ciclismo es un medio de transporte que también se puede usar como deporte.

Hoy en día hay mucha gente que practica la bicicleta

Ya sea como instrumento de trabajo como un instrumento de paseo, o como una actividad física. Se usa en ciudades, pueblos o en plena naturaleza.

La bicicleta se puede usar a todas edades.

Los niños pequeños no tienen estabilidad para usar la bicicleta normal entonces usan triciclos y así pueden practicar este ejercicio junto a sus padres.

Cuando los niños son más grandes para no caerse de la bicicleta le añaden dos ruedas pequeñas y así se acostumbran a ir la bici.

Cuando ya han aprendido a pedalear se quitan las rueditas de atrás y comienzan a ir en bici normal ellos solos. Pero si que es verdad que las primeras veces se suelen caer.

 

Y así aprenden a ir solos en bici, hasta llegar a la vejez que también se puede practicar muy bien a esa edad.

Las personas con discapacidad física también pueden hacer bicicleta han inventado diversos tipos de bicicletas adaptadas.

Hay varios modelos unas con asientos y silla de ruedas incluidas, otras para ciegos, que se llaman tandem y otras incluso para poder pedalear con las manos y los brazos.

El ciclismo es un deporte para todo el mundo. Muy  aconsejable.

PILI…. Bandido1: Gracias compañeros tras este interesante texto vamos aintentar conectar de nuevo con nuestros reporteros. ¿Hola? ¿Qué sabemos de Macario y chulapita? ¿Nos puedes contar, Pepe?

 

 

Bandido2: Hola compañeros, aun no los  veo, voy a bajarme hasta el final de todo el pelotón para ver si están allí.

 

Chulapita: Socorritoooo…

 

Bandido2: ¡Uy! Pero si estáis aquí!

 

Macario: ¡Hombre, ya era hora que alguien se preocupara por nosotros!.

 

CONCHA  Chulapita: Ay, ay, ay! Si, menos mal que yo con esta pájara que nos ha dado me cansaba de ver este coche escoba.

 

Macario: Vaya porquería de carrera que hemos hecho. Y nosotros que queríamos hacer algo de deporte.

 

Chulapita: Y vaya caquita de reportaje, que ya no va a tener lugar por nuestra incompetencia sobre la bici. Ay que malita estoy.

 

Bandido2: Bueno visto como está el tema, voy a socorrerles un poco. Así que compañeros bandidos os devolvemos la conexión, hasta el próximo programa.

 

Macario: Ay, madreeee…! Esto es peor que una mala farteraaaa...

 

Bandiido1: Esperamos que se nos recuperen pronto. Hasta el próximo programa.

 

   En la sección de “la entrevista”, Concha y Nacho desvelaron la identidad de nuestro invitado, y también nos contaron algunas cosas sobre él para conocerlo mejor.

 

MICHEL PASCUAL es, actualmente, Subinspector de la Policía Local de Huesca. También es el responsable del Área de Seguridad Ciudadana y del Gabinete de Seguridad Vial. Él mismo se define como una persona que disfruta vocacionalmente de su profesión.

En el ámbito deportivo, es un gran aficionado y practicante de ciclismo desde hace 22 años; un deporte que le apasiona y anima a todo el mundo a que lo practique ya que es, en sus propias palabras, “súper bonito”, además de multitud de bondades que ofrece a la salud.

En los meses de invierno también da clases de “spinning” en el Centro Deportivo J10, a ciclistas que, principalmente, preparan la Quebrantahuesos. Entre sus funciones asume la de preparar a sus alumnos para que lleguen a la prueba en las mejores condiciones físicas y mentales. No en vano, Míchel figura en el cuadro de honor de esta reputada prueba cicloturista porque cruzó la línea de meta entre los primeros puestos durante muchos años.

Para los cicloturistas oscenses siempre ha sido un referente por sus condiciones físicas y su capacidad. Los ciudadanos oscenses tenemos la suerte de que una persona de este sano espíritu deportivo sea uno de los responsables de guardar, proteger y cuidar nuestras calles y nuestra ciudadanía.

 

    Volvemos a agradecerle su participación en este espacio, aceptando de buen grado nuestra invitación.

   Junto a él se sentaron algunos de los bandidos contertulios habituales.

   Todo ello bajo la batuta del bandiu Miguel Ángel.

 

   En “mi música favorita” Loreto daba pie a su compañera Cris, quien nos explicó por qué y a quién dedicaba una canción de “Iván  y Noelia”.

 

“He elegido esta canción por me encanta, es muy romántica y me ayuda a acordarme del amor que le tengo a mi novio y a mis suegros.

Se la dedico especialmente al Coro de Atades y al grupo Pasana Teatro que soy la Fan Numero 1. Os quiero”.

 

   En “reflexiones de un bandido” Magdalena daba paso a su compañero Ramón, quien reflexionaba sobre la importancia del servicio sanitario.

 

Hay dos lemas que he aprendido y procuro aplicar en los contratiempos que me depara la vida. El primero es que la vida es como un huerto. Siempre hay malas hierbas pero estas se arrancan y nos queda lo verdaderamente productivo: los tomates, cebollas, lechugas, judías…El segundo es que con educación y respeto se abren infinidad de puertas, aunque siempre haya una mala hierba que se resista a ello.

Y digo todo esto por lo siguiente:

 

Cuando oigo hablar de recortes en Sanidad Pública, sí la que costó tanto conseguir a nuestros padres y abuelos, sólo puedo pensar que es producto de la ignorancia y desfachatez. Yo no sólo con mi voluntad podría hacer frente a mi enfermedad. Gracias al cariño de las enfermeras que me han escuchado (sí esa palabra que mucha gente conoce y poco aplica), he conseguido que cuando estoy mal me sienta respaldado con cariño y comprensión. Gracias a ser mi médica de cabecera como es tengo una confianza en ella absoluta, mayor implicación y profesionalidad imposible. El especialista que me trata, sin olvidar los especialistas que me han tratado antes, son inigualables no sólo en el aspecto profesional sino en el humanitario. Sin todos ellos yo no sería nadie y desde luego, mi calidad de vida sería considerablemente peor.

 

   “El rincón del artista” se hallaba ocupado en esta ocasión por nuestros compañeros de ASPACE, quienes habían creado un cuento de bicicletas y a cuyos personajes pusieron voz los siguientes bandidos: Roberto, Magda, Concha, Víctor y Carolina.

 

La maestra y sus alumnos

No hace muchos años, en un pueblo cerca Huesca, había una señorita maestra que iba todos los días a trabajar en bicicleta. Por el camino era constantemente adelantada por muchos coches, la mayoría de los padres de sus alumnos, a los que no conseguía convencer de que no usaran tanto el vehículo. Siempre les decía que tenían una gran suerte por vivir en una zona tan bonita. Con un frondoso y verde bosque lleno de vida que debían cuidar y proteger. Siempre que tenía la ocasión se esmeraba en educar a sus alumnos en el respeto a la naturaleza y en concienciar a todos de lo necesario que es cuidar el medio ambiente:

 “Es mejor hacer estos trayectos cortos en bicicleta porque cuidamos la naturaleza, el medio ambiente y nuestra propia salud”, les decía.

Pero, ciertamente, no recibía muchas respuestas favorables a sus esfuerzos. Tan poco caso le hacían, y tanto usaban el coche, que la pequeña carretera se había quedado obsoleta y planeaban construir una nueva mucho más ancha que se llevaría por delante un buen pedazo del bosque.

Un día de invierno estaba a punto de nevar. Todos le decían que no saliera de casa, y mucho menos en bicicleta, pero ella hizo caso omiso. Cogió su bici y, como todos los días, cruzó el bosque por la estrecha y sinuosa carretera. Un bosque tan frondoso que impedía que la nieve llegara al suelo. Aquella mañana no había ningún niño esperándola, pero ella fue a la escuela e hizo todo el recorrido. A las 12 de la mañana estaba a punto de caer una gran nevada. Decidió cerrar la escuela y volver a su casa lo antes posible.

A mitad de camino tuvo que detenerse porque el frío era muy intenso. Se refugió en un pajar, junto con su bicicleta. Al poco de estar comenzó a oír ruidos y no tardó en darse cuenta de que no estaba sola. Al otro lado del pajar, en un rincón, había un grupo de elfos del bosque muy atareados fabricando y reparando pequeñas bicicletas con las que ellos también se desplazaban por el bosque y sus alrededores. Estaban preparando una carrera de bicis para la primavera. Ellos quedaron sorprendidos al  ver una bicicleta y una chica tan grande. Pronto recordaron que era la mujer gigante que ellos veían todos los días moverse con su enorme bicicleta. Esa a la que consideraban su amiga porque sabían que ponía mucho empeño en conservar su bosque.

No hacían nada más que fijarse en la bicicleta tan grande, que a ellos les parecía enorme. Empezaron a hablar con ella y la chica  sorprendida les seguía la corriente. Se le hizo de noche y la maestra estaba preocupada: “¿Cómo me iré a casa?”, se preguntaba ella. Los elfos la oyeron y le dijeron: “¡no te preocupes ya lo solucionaremos!”

Se pusieron a trabajar todos juntos. Con todas sus bicicletas hicieron una grande para ella. Cuando terminaron de construirla le dijeron: “¡MÓNTATE EN ELLA!”

La chica hizo caso a los elfos y se montó en ella. ¡Cuál fue su sorpresa al ver que su bicicleta desplegó del suelo! Al rato aterrizó en la puerta de su casa. Ella se quedó muy sorprendida por todo aquello que había pasado. Pronto apareció su padre, muy preocupado por la ausencia de ella. Le dijo que le contara lo que le había pasado y ella así lo hizo. Y su padre le dijo: “vete a la cama, hija mía, y descansa”.

A la mañana siguiente su bicicleta estaba en la puerta de su casa con un gran ramo de flores mágicas que le habían dejado sus amigos los elfos. Y también había una tarjeta que decía… cuando nos necesites por cualquier problema no dudes en ir a buscarnos.

…. y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

 (Roberto Baquero, Peny llanas, Carolina Bergua, Magdalena Ortas y Víctor Bareche)

 

   Y así llegamos al final de nuestro asalto sobre bicicletas. Los bandidos encargados de cerrar el programa, dando las gracias y recitando nuestros nombres, fueron: Mónica, Víctor, Gaspar, Joaquín M., Blanquita, Mamen, Martín y Azucena.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres