Blogia
los bandidos de la hoya

nº111 E.B. "enfermería" [19.11.10]

nº111 E.B. "enfermería" [19.11.10]

   Los Bandidos de la Hoya, una vez más en nuestra cueva del Matadero, dedicamos el programa a la enfermería, profesionales sanitarios, que a veces nos pueden pasar desapercibidos, pero que poseen una labor imprescindible en el cuidado de nuestra salud.

   El programa comenzó con las voces de Mónica, Víctor, José Luís, Laura, Jorge, Mamen, Alba y Ana, quienes dieron la bienvenida a la audiencia y revelaron el sumario del programa.

    En primer lugar, a modo de introducción, nuestros nuevos corresponsales bandidos en su primer día,  nos acercan a un hospital de la zona.

 Hola amigos:

Somos los periodistas Macario y Chulapita, corresponsales de los bandidos de la hoya.

Hoy es nuestro primer día aquí, y esperamos hacerlo estupendamente, introduciéndoos cada día, queridos oyentes, en el tema del programa.

Precisamente hoy durante el programa trataremos la enfermería, por eso, con nuestros compañeros Bandidos, hemos decidido retrasmitir esta sección desde un hospital de la zona llamado: Ay, qué dolor!

Desde aquí les podremos contar cómo trabajan los enfermeros y podremos también entrevistar a algunos de sus pacientes.

 En estos momentos vemos cómo se abre la puerta de la consulta de dermatología, y sale la enfermera Quisquilla dispuesta a llamar uno de los pacientes que está tranquilamente en la sala de espera. Nos acercaremos a ver si nos puede atender robándole unos minutejos.

 -   MACARIO: Hola Quisquilla, vemos que estás liada ahora con los pacientes pero queríamos saber si nos podrías contestar un par de preguntas para los Bandidos de La Hoya.

•   QUISQUILLA: Por supuesto, si es un momento yo encantada.

-   MACARIO: La enfermería es un trabajo que nos parece complicado de hacer. Nos gustaría saber si le gusta su trabajo y por qué.

•   QUISQUILLA:Sí, a mí me gusta mucho mi trabajo porque es una manera más de poder ayudar a las personas.

-   MACARIO:Muchas gracias Quisquilla, te dejamos que sigas con tu labor.

•   QUISQUILLA:Hasta luego y a cuidarse para no tener que veros por aquí.

 Como podéis escuchar es un trabajo realmente vocacional, o sea que a estas enfermeras que nos curan con cariño les gusta mucho su trabajo.

Ahora, nos acercaremos a alguno de los pacientes del hospital a ver si nos aclararan algunas preguntas.

 -   CHULAPITA : Hola, ¿sería usted tan amable de contestarnos unas preguntas para los Bandidos de La hoya?

•   PACIENTE: Pues claro hijo mío.  ¿Para los bandidos, dice? ¿Esos que salen en Aragón radio 2?

-   CHULAPITA :Si, si, vemos que no le falta información.

•   PACIENTE:A mí me gustan mucho sus programas, pregunte, pregunte.

-   CHULAPITA :¿Qué opinión tiene de los enfermeros y enfermeras?

•   PACIENTE:Que son muuu guapos, muuu amables y simpáticos.

Cuando yo voy a la enfermería de mi centro en Huesca veo que se toman su tiempo para poner la medicación correctamente con cuidado y en su sitio.

-   CHULAPITA :¿Ha tenido que venir mucho al hospital?

•   PACIENTE:Yo vengo siempre que puedo, ¡con lo bien que te tratan aquí!.

No se lo digan a la Paqui, pero algunas veces cuando me aburro, me pienso algún mal pa tener que venir y así de paso echar la mañana con esta gente tan maja.

-   CHULAPITA :¿Y si le ingresan?

•   PACIENTE:Pues mucho mejor, ¡no ve que aquí cuando se hace alguien mal le atienden de maravilla!.

-   CHULAPITA :Muchas gracias por atendernos.

•   PACIENTE:A vosotros majos.

 Como podemos comprobar los pacientes están contentos con este servicio.

Esperamos que hayáis disfrutado con nosotros de esta nueva sección Chulapita y yo nos despedimos hasta el próximo programa desde vete a saber dónde, y os dejamos con nuestros compañeros bandidos que están en el Centro Cultural del Matadero.

   Posteriormente, la actualidad vino de las voces de Carolina B., Pili A., Magdalena, Eli, Daniel M., Mamen y Blanquita. Quienes nos dieron a conocer las noticias que los bandidos queríamos destacar.

   En “la entrevista” contamos con la presencia de Alicia Barbanoj, enfermera con una amplia experiencia en su profesión que nos explicó muchas cosas interesantes acerca de su labor en el cuidado de nuestra salud. Nuestra compañera Blanquita nos ayudó a conocerla un poquito más.

   Alicia  BARBANOJ  nació en ALMAZORRE, en las entrañas del Sobrarbe. Estudió enfermería y lleva casi treinta años de profesión. En el Hospital San Jorge de Huesca ha ejercido tareas propias de su profesión y también de gestión, como supervisora de planta.

   Esta “sobrarbeña de pro” es una persona ordenada, metódica, perfeccionista y, sobretodo, muy afectiva. Sus aficiones principales son la montaña, el cine, leer y acudir a todos los actos culturales que se realizan en Huesca. Sin embargo, lo que más destacan sus amigos de ella es su afamado “COCIDO”, al que antes los tenía muy acostumbrados y ahora echan de menos.

 

   En “mi música favorita” Cristina presentaba a su compañera Azucena, quien eligió una canción de Juanes y nos dijo por qué la había escogido y a quién se la dedicaba.

“La canción se titula “Te doy mi amor” de Juanes, se la dedico a mi sobrina, a mis padres y a mis primos y la he elegido porque me gusta mucho”.

   En la sección “reflexiones de un bandido” Martín daba paso a un texto que había escrito un nuevo bandido y que leyó nuestro compañero Roberto.

    Todos hemos tenido alguna vez alguna experiencia como pacientes en un hospital o visitando a algún familiar o amigo. Por lo que primero que nos hemos preocupado ha sido por la salud del paciente, viendo cómo se encontraba tanto física como anímicamente. Nos ha importado mucho el diagnóstico del médico y muchas veces ha pasado inadvertida la función que ejercen los enfermeros. Siempre que los necesitamos allí están, se convierten en el enlace perfecto entre nosotros y el médico, tenemos con ellos un trato directo, suelen ser amables, atentos y reflejan el lado más humano de la medicina.

   Recuerdo la primera vez que me ingresaron en un hospital, fue por la noche y me dijeron que me tenían que operar de apendicitis. Todo fue bien y cuando llegó el médico me indicó que ya me podía poner en pie y caminar. Yo pensaba que era imposible hasta que un enfermero muy amable se acercó hacia mí y con un simple “anda”, agarrándome del brazo, me puso en pie y comencé a caminar como si nada hubiera pasado.

   Pero vayamos a lo más cercano, en los Centros de Salud acudimos cuando lo necesitamos al médico y aunque muchas veces no la veamos allí está el enfermero, dispuesto para cuando lo necesitemos. En cierta ocasión se me acabó la medicación y pedí cita para mi doctora pero para el día siguiente el cupo estaba lleno. Acudí sin estar citado y lógicamente no pude hablar con ella, así que decidí comentárselo a la enfermera. En un par de minutos salí con las recetas que necesitaba.

   Todos forman parte del eslabón sanitario y si uno de éstos se rompe la cadena no funcionaría.

   Desde “el rincón del artista” Elena presentaba un cuento escrito por la bandida Cristina Marín, a quien ayudaron a leerla a la audiencia sus compañeros Víctor M. y Pili A.

 La enfermera y el paciente

   Había una vez, en una ciudad llamada Huesca, un bonito hospital llamado San Jorge, en el que trabajaban muchas enfermeras y médicos muy simpáticos.

    Un día, cerca de esta ciudad, en la carretera de Almudévar a Huesca sucedió  un accidente importante.

    Un tío que iba en su moto a 300 km/h se cayó y sufrió grandes heridas, se llamaba Martín, era alto y guapo.

     Cayó en la carretera medio inconsciente pero cuando abrió un ojo y se dio cuenta dijo: ¡Ay madre que tropezón me he dado!.

     Un coche que por allí pasaba al verlo tirado en el suelo fue a socorrerle, y llamó a la ambulancia que tardó un poco en llegar.

     Los enfermeros al recoger a Martín vieron que tenía cinco costillas hundidas y los meniscos fastidiados.

     La  ambulancia lo llevó directo al hospital de San Jorge, donde lo tuvieron que ingresar urgentemente.

    Martín tuvo que estar ingresado varios días.

    Una de las enfermeras que cuidaba a Martín se llamaba Virginia. Era una chica muy guapa, simpática,  cariñosa y lo trataba muy bien.

     Pasaron los días, y Martín y Virginia cada vez se conocían  más y se gustaban.

     Un día,  el médico de Martín que se llamaba Nicolás, decidió darle el alta.

     A Martín le dio un poco de pena por que pensaba que ya no vería más a Virginia.

     Pero al ir a recoger sus cosas y andar por el largo pasillo del hospital, se encontraron y se dieron los teléfonos, para verse fuera.

     Y así, poco a poco fueron quedando y conociéndose más y más, hasta que un día decidieron casarse y estar juntos para siempre.

     Martín nunca más se atrevió a coger la moto, pero sabía que si le pasaba cualquier cosa o  estaba pachucho, Virginia lo cuidaba con amor y muy bien.

   Con la voz de los bandidos: Raúl, Daniel G., Víctor, Azucena, Alberto, Joaquín M., Raúl y Daniel M. llegamos al final del programa. Dando las gracias a los colaboradores, leyendo todos y cada uno de los nombres de Los Bandidos de la Hoya y desvelando el tema de nuestro próximo programa.

    El próximo programa será el viernes 3 de diciembre, a las 11.30 horas, un poco antes de lo habitual.

   Será un ESPECIAL SORPRENDENTE , lo haremos en  el Salón de Actos de la Diputación Provincial de Huesca, lo hemos titulado ANTE LA CRISIS ALEGRIA/ LOS BANDIDOS ANTE LA CRISIS, hablaremos de la crisis con  Luis Felipe, Alcalde de Huesca, Ana Alos concejal del Ayuntamiento de Huesca, compartiremos buena música con Pequer………y disfrutaremos todos de una buena mañana bandida.                                                                                                                                   

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres