Blogia
los bandidos de la hoya

Manifiesto Bandiu: punto y a parte

Culminó una bonita relación, una relación de cinco años, con sus buenos y malos momentos que no pueden ahogarse en un mal sabor de boca.

   Hubo un día en que una radio apostó por este proyecto, olvidando datos de audiencia, y apostando por una realidad social.

   Hubo un día en el que empezó una relación de cinco años.

   Ambas partes crecieron y se hicieron fuertes. Nosotros, a nuestra manera, inmersos en la ilusión que nos daba día a día este proyecto fuimos madurando. Ellos, buscando cada día la profesionalidad, se hicieron más fuertes en el panorama radiofónico de la ciudad de Huesca y su provincia.

   Pero hace unos días, ellos rompieron unilateralmente esta relación que nos mantenía unidos y que nosotros, quizás utópicamente, creíamos irrompible y duradera.

   Diferentes opiniones, diferentes intenciones e intereses les hacen tomar esta decisión y nosotros no podemos sino respetar y aceptarla.

   Pero entre nuestros principios está el no reblar y el demostrar de qué somos capaces. Un Bandido de la Hoya no puede caer, y no levantarse, después de recibir tan duro golpe.

   Un bandido de la Hoya no hace sino levantarse aún más fuerte y firme y demostrar más de lo que es verdaderamente capaz.

   Y esto no es sino un punto y a parte. Pero seguimos escribiendo nuestra historia en otro párrafo, sin perder el fondo que este proyecto representa para todos nosotros. Y seguiremos leyéndolo y haciéndonos oír de una u otra forma. Con, o sin ellos.

   Y queda dar las gracias. Gracias por la apuesta mientras duró, gracias incluso por los malos momentos que se dieron y de los que nosotros aprendimos algo.

   Incluso gracias por dejarnos así para darnos la oportunidad de renacer y volver a creer, con más fuerza aún si cabe, en este proyecto.

   Porque los sonidos del silencio son, siempre, más duraderos que los estruendos de las bombas. Y así, desde ese silencio y anonimato en el que algunos nos creen ahogados, llenamos nuestros pechos de ardor guerrero para seguir asaltando, a quien tenga la sensibilidad dejarse, porque queremos robarle su corazón.

Mientras un bandiu siga en pie  ....

 .... alguien puede robarte el corazón.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres